Protección solar para los ojos de los niños

El sol es el principal responsable de la aparición de cataratas, degeneración macular y otras patologías visuales que pueden producir ceguera. 

Antes de cumplir 18 años, una persona ya habrá recibido el 80% de la radiación solar que recibirá en toda su vida. La fisionomía del interior de los ojos de los niños es mucho más sensible que la de los adultos y, por eso, su mirada puede dañarse mucho antes que la nuestra. Por esta razón, proteger su vista se vuelve aun más importante en verano, cuando la incidencia de los rayos solares es más fuerte. Además, usar lentes evitará la entrada de arena y otros elementos que podrían dañar los ojos del niño.

¿Cuándo deben empezar a usar lentes de sol?

Más del 40% de los menores de 5 años no ha utilizado nunca lentes de sol. Lo más común, es empezar a utilizarlos en la adolescencia como un complemento más para estar a la moda. Esto significa que, en el momento más importante para cuidar sus ojos, los niños no utilizan protección visual.

Los especialistas en oftalmología infantil recomiendan que empiecen a usar lentes de sol entre los dos años y medio y los tres años de edad, ya que es el momento a partir del cual el pequeño puede llevar lentes sin tener la tentación de quitárselos.

Es fundamental que los lentes elegidos protejan contra el 100% de los rayos UVA y UVB, incluso en días nublados o lluviosos, ya que los rayos ultravioletas penetran igualmente a través de las nubes.

¿Cómo elegir lentes de sol adecuados para ellos?

  • Es muy importante que elijamos lentes que se adapten perfectamente a su cara. No debe quedar hueco entre la nariz y la montura.
  • Se recomienda escoger lentes orgánicos o de policarbonato.
  • Si el niño ya lleva lentes correctores, le será más fácil usar lentes de sol. En este caso podremos elegir un modelo con lentes fotocromáticas que aclaran y oscurecen a medida que inciden sobre ellas los rayos ultravioleta.
  • Es recomendable que el marco sea flexible y pueda ajustarse fácilmente. Lo mejor es escoger lentes con bisagras de resorte que puedan extenderse más allá de los 90 grados y que el material de las lentes sea policarbonato, dado que son más resistentes a los impactos y es menos probable que se rompan al caer.
  • Para que se sientan parte del proceso, podemos dejar que elijan el color o incluso el modelo que más les guste. Llevarlos a elegirlos puede ayudar a que los usen con más entusiasmo.

El uso de lentes de sol no homologados puede causar daños severos en la visión. Adquirir lentes en Óptica Griensu te proporcionará la tranquilidad necesaria de saber que cumplen con la normativa de protección vigente. ¡Solicitá turno y vení a nuestras tiendas a elegir los lentes que cuidarán la salud visual de toda tu familia!